clima

-

jueves, 6 de octubre de 2016

Estudiantes de San Luis corre riesgo de quedar desafiliado y la B Nacional perdería un participante

La posibilidad será tratada desde hoy  en AFA por el Comité de Regularización, que en los considerandos contempla que la entidad puntana en la que renunció su presidente, Carlos Ahumada, "no reúne los requisitos para jugar profesionalmente".


Estudiantes de San Luis, que milita en la Primera B Nacional, "puede quedar desafiliado", algo que será tratado desde este jueves en AFA por el Comité de Regularización, que en los considerandos contempla que la entidad puntana en la que renunció su presidente, Carlos Ahumada, "no reúne los requisitos para jugar profesionalmente", ya que por ejemplo cuenta solamente con 54 socios, al tiempo que sus futbolistas, en caso de progresar esta medida, podrán ser contratados por otras instituciones de la divisional.

"Estudiantes puede quedar desafiliado y sus jugadores recibirían la libertad de acción pero podrán ser contratados por otros clubes de la B Nacional. Es una institución que cuenta con apenas 54 socios, tiene una abultada deuda con sus futbolistas, no juega como local en su provincia sino en Sportivo Italiano, en Buenos Aires, y hoy renunció su presidente", le indicó esta noche a Télam una alta fuente del Comité de Regularización.

"El dinero de la deuda con los futbolistas saldrá del 1.300.000 pesos que ingresará a la categoría de parte de la televisión y, en caso de no alcanzar con eso, las otras instituciones de la divisional pueden conformar un fondo solidario hasta completar el monto de lo adeudado", amplió la fuente.

Según este mismo informante, los clubes que contraten jugadores de Estudiantes ahora, cuando se abra el libro de pases a mitad de temporada para habilitar dos incorporaciones previstas por reglamento, no tendrán ninguna traba en concretarlas porque la realizada con los futbolistas de la entidad puntana no se sumará a ellas.

Los problemas del club albiverde arrancaron con este mismo campeonato, ya que para abaratar costos su plantel se instaló en la localidad bonaerense de Lobos y ofició de local en la cancha de Sportivo Italiano, ubicada sobre la autopista Riccheri, camino al aeropuerto de Ezeiza.

Sin embargo, la falta de dinero siguió siendo acuciante para los jugadores porque la deuda continuó en aumento, y llegó hoy a una situación límite que lo colocó al borde de la desafiliación, mientras que desde la gobernación de San Luis se anunció un "operativo salvataje" a partir de la renuncia de Ahumada, justamente enfrentado con el primer mandatario sanluiseño, Alberto Rodríguez Sáa.

Inclusive el secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, concurrió hoy a la AFA para interiorizarse por la situación de sus afiliados y apuntó la intención de "seguir jugando al menos hasta fin de año".

A este problema el Comité de Regularización también tendría que sumarle otro en caso de consumarse la desafiliación y pasaría por el plano estrictamente deportivo, ya que tendría que determinar que va a pasar con los cinco rivales que ya enfrentaron a Estudiantes en este campeonato. De allí que lo propuesto por Marchi no suena descabellado, ya que la idea sería la de esperar a que los puntanos jueguen efectivamente con todos los otros participantes del campeonato.

Pero mientras todo esto se "cocinaba" en Buenos Aires, en San Luis el mencionado Ahumada renunciaba y ofrecía una conferencia de prensa en la que acusaba a la gobernación provincial de "utilizar los medios de comunicación estatales y otros que son de propiedad de Rodríguez Sáa" para llevar adelante la presunta campaña en su contra.

El empresario argentino-mexicano afirmó que Alberto Rodríguez Saá envió a una persona pidiéndole a él y a los integrantes de la Comisión Directiva que se alejaran del club, y que el gobierno de la provincia había "contratado barras bravas para conspirar contra los dirigentes".

En este punto, Ahumada aclaró que se reservaba la identidad de las personas, pero que tenía "pruebas contundentes" que obran en su poder, y que si es necesario "serán presentadas ante la justicia".

Luego añadió que el gobierno designó a un delegado normalizador de la institución, el funcionario Alberto Asencio Díaz, para confeccionar un padrón de socios y llamar a elecciones a partir del próximo mes, "pero jamás se dio participación a las autoridades que estaban en el club (en la comisión directiva están tres de sus hijos)".

Ahumada criticó al delegado normalizador por declaraciones que había efectuado públicamente, en las que señalaba que no se permitirán socios que no sean de San Luis en el club Estudiantes, a las que calificó como "actitudes xenófobas y discriminatorias que no se pueden entender ni aceptar".

"Le entregaron el club a Alberto Rodríguez Saá como él quería y espero que pueda llevarlo a la primera división A y hacerlo participar de la Copa Libertadores como eran nuestros objetivos", añadió.

"Rodríguez Saá tiene una lista larga de humillaciones a instituciones y a gente de San Luis, como así también numerosos fracasos en sus emprendimientos oficiales y personales. Estoy cansado de aguantar tantas presiones durante muchos años y por eso dejo el camino liberado", expresó Ahumada, quien aclaró que toda la documentación del club fue depositada en un estudio contable de la ciudad de San Luis.

La renuncia del dirigente y la totalidad de la comisión directiva fue presentada hoy en la Dirección de Personas Jurídicas de la Provincia de San Luis, con copia al actual delegado normalizador. A partir de ahora Estudiantes se debatirá entre dos palabras que marcarán a fuego su futuro: "salvataje" o "desafiliación".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud