clima

-

jueves, 20 de octubre de 2016

Stanley puso en funcionamiento la mesa de diálogo social para contener la conflictividad

La ministra de Desarrollo Social puso en funcionamiento la mesa tripartita por el diálogo social, con representantes de organizaciones sociales y de la Iglesia, en la que se abordó la "preocupante situación social" del país.

También se escucharon reproches por las "demoradas respuestas" del Ejecutivo frente al 32 por ciento de pobres y se acordó la conformación de un ámbito de trabajo conjunto para avanzar en la resolución de los problemas.

Durante el encuentro la ministra Stanley reconoció el avance de los índices de pobreza y planteó la necesidad del trabajo conjunto porque existen "muchísimas personas que necesitan nuestra ayuda, que es mucho más que un plan social, necesitan un plan que los dignifique y herramientas de inclusión que den respuesta a la pobreza multidimensional, que supera la falta de ingresos por hogar".

Frente a los representantes de la Iglesia y de organizaciones sociales, como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), y la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la funcionaria rechazó la "teoría del derrame" y aseguró que "el crecimiento económico es la condición necesaria del desarrollo social pero no suficiente. no existe el crecimiento económico sin el crecimiento social".


"Ya está comprobado que el crecimiento por sí mismo no va a solucionar los problemas estructurales que padece la Argentina", evaluó Stanley y exhortó a fortalecer el trabajo conjunto en la primera infancia, adicciones, violencia de género y proyectos de economía social en los barrios populares, "entendiendo que la pobreza no es sólo ingresos".

Se trató de la primera convocatoria oficial de este tipo a las organizaciones sociales y de la Iglesia, que estuvo representada por el Obispo Fernando Carlos Maletti, de la diócesis de Merlo-Moreno y el Padre Adalberto Odstrcil, de la Pastoral Social.

Si bien valoraron la "disposición al diálogo" de Stanley, los dirigentes sociales se fueron del encuentro con un "sabor amargo", porque sus reclamos -muchos de ellos hechos en los primeros meses de la gestión de Mauricio Macri- no tuvieron respuestas concretas.

Entre ellos, que el bono de mil pesos que otorgará el gobierno a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) no sea por familia, tal como se anunció, sino por hijo, el otorgamiento de un “aguinaldo social” para los beneficiarios de programas sociales nacionales y provinciales y la sanción de la ley de emergencia social que prevé la creación de un millón de puestos de trabajo.

Respecto al bono de fin de año, la ministra se comprometió a trasladar el reclamo al Ministerio de Hacienda, que dirige Alfonso Prat Gay, porque "excede" el presupuesto de su cartera.

"Nos vamos saludando un diálogo social que plantea una continuidad para discutir medidas y la situación social, pero que tuvo sabor a poco. Nosotros les dejamos planteadas la preocupaciones porque el bono de fin de año sea por chico y no por familia y un aguinaldo social para todos los beneficiarios de programas sociales", dijo en diálogo con Télam, Daniel Menéndez, referente de Barrios de Pie.

Según pudo saber esta agencia, en el encuentro se acordó la conformación de una "mesa técnica" de trabajo para avanzar en "distintas políticas de contención social", que comenzaría a funcionar la semana próxima y que estará integrada por representantes de organizaciones sociales, de la Pastoral Social de la Iglesia y funcionarios de las carteras de Desarrollo Social, Trabajo e Interior.

Según detalló Gildo Onorato, referente de la CTEP y del Movimiento Evita, Stanley se comprometió a generar una "instancia regular de seguimiento sobre la evolución de cada uno de los temas", que se reunirá al menos una vez al mes, con la participación de la propia ministra y representantes de organizaciones sociales y la Pastoral Social.

"No queremos empezar discutiendo un bono de fin de año, sino el aumento del 40 por ciento en los programas sociales, un reclamo que venimos realizando desde principio de año y estamos en un 30 por ciento casi fin de año", se quejó Onorato.

Durante el encuentro, Stanley debió escuchar otros viejos reclamos de parte de las organizaciones sociales, como el aumento de planes sociales, de la asistencia alimentaria para comedores y merenderos y ampliación de los cupos de los programas sociales.

En el encuentro no se soslayó el temor del gobierno nacional por un posible aumento de la conflictividad social hacia fin de año, época sensible por la cercanía a las fiestas navideñas.

"Los funcionarios trasmitieron su preocupación por un eventual crecimiento de la conflictividad social y nosotros le planteamos que nos es nuestra responsabilidad. Si las condiciones sociales se agravan, queramos o no, los referentes de las organizaciones, los sectores populares harán sus medidas de protesta", aseguró Onorato.

Sobre ese punto, Barios de Pie pidió que el Gobierno "acelere la ayuda social porque hacia fin de año se canalizan muchos reclamos que si no se resuelven ahora traerán una mayor conflictividad social".

La Pastoral Social, en tanto, reivindicó la necesidad de sancionar una ley de emergencia social impulsada por las organizaciones sociales, que cuenta con consenso de todos los bloques opositores, pero que el oficialismo se niega a tratar.

"Valoramos que nos hayan recibido a todas las organizaciones sociales en un encuentro pero no descartamos acciones y medidas de fuerza en la medida que no se resuelvan los problemas planteados en esta reunión", advirtió el dirigente de la Ctep, Gildo Onorato.

En el encuentro también estuvieron los dirigentes sociales Fredy Mariño y Margarita Peñailillo, de la Corriente Clasista Combativa (CCC), José Oscari y Mariano Marini del Movimiento Barrios de Pie, Esteban Castro de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Emilio Pérsico del Movimiento Evita, Nicolás Caropresi y Sergio Sánchez, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Rafael Klejzer y Cristian Romo, del Movimiento Popular la Dignidad y el secretario de Gestión y Articulación Institucional, Carlos Pedrini.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud