clima

-

jueves, 29 de diciembre de 2016

Ceden derechos para el parque Aconquija pero no expropian Casa Succar

En una sesión breve pero caliente, los legisladores dieron acuerdo para prorrogar la vigencia de la Marca Tucumán, pero no trataron un proyecto sobre la Casa Succar.

Los legisladores habían sido convocados este miércoles para debatir la cesión de predios al Estado nacional para la creación del parque nacional Aconquija; y la prórroga de la vigencia de la Marca Tucumán para productos locales. Por eso, la bancada oficialista de Tucumán Crece rechazó el tratamiento sobre tablas de un proyecto para expropiar y evitar la demolición la casa Succar, ubicada en Salta 532.

La Legislatura aprobó por unanimidad la cesión al Estado nacional de ocho inmuebles (siete de privados que ya dieron su consentimiento y uno del Ejército) para la creación del Parque Nacional Aconquija. Para avanzar con el emprendimiento, que fue anunciado hace una semana por el presidente, Mauricio Macri, y por el gobernador, Juan Manzur, ahora resta que el Congreso de la Nación apruebe una ley específica. En una primera etapa serán 77.000 hectáreas protegidas.

Marca Tucumán

Ante el final del año del Bicentenario de la Independencia, la Legislatura prorrogó la vigencia, a partir de 2017, de la Marca Tucumán, que seguirá siendo utilizada para identificar bienes y servicios producidos en esta tierra. El Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP) supervisará la aplicación del logo oficial, que no podrá ser usado para actividades religiosas ni políticas. Además, una comisión ad honórem de expertos en turismo y cultura supervisará los resultados.

Casa Succar

Los roces llegaron con la cuestión de la casa Succar. La radical Adela Estofán alegó que había informes de la comisión de Patrimonio de la Provincia y de diferentes organismos señalando la importancia de resguardar ese inmueble, y pidió que se encarara la cuestión por sobre los intereses económicos privados. Tras esto, Silman llamó a votar. Mientras la radical exigía que le devolvieran el uso de la palabra, sólo sus "correligionarios”, los peronistas disidentes y Fuerza Republicana apoyaron su moción. 

El rechazo del oficialismo a debatir la cuestión derivó en una tensa discusión entre la radical Adela Estofán -autora de la iniciativa junto a colegas de la UCR- y Ramón Santiago Cano, jefe del bloque Tucumán Crece. "¡Lamento que me estén censurando!”, exclamó Estofán, quien aseguraba que no le habían permitido terminar su alocución. "¡Señora, usted ha hablado más de 10 minutos! No se la ha censurado. (Sólo) si reúne los (dos tercios de los) votos puede fundamentar”, refutó Cano, mientras otros legisladores trataban de calmarlo.

En los palcos, el público levantó carteles que pedían: "no derrumben nuestra historia”. Un par de horas antes, el gobernador, Juan Manzur, había anunciado que la Provincia no expropiaría la casona, cuya suerte parece echada.

La casona, que no integra el patrimonio cultural y arquitectónico tucumano, fue edificada en 1923 por la familia Barbieri, y se la conoce por el nombre de sus últimos residentes, los Sucar. La empresa Viluco SA, actual propietaria, acudió a la Justicia provincial para poder avanzar con un emprendimiento. Ahora, con una sentencia a su favor, espera que la Municipalidad le otorgue el permiso de demolición.

Notas a funcionarios 

Los arquitectos pidieron apoyo a turismo, a la fet y al gobierno

"Es una ironía que mientras el gobernador gestiona uno de los cambios geopolíticos más importantes de la últimas décadas, la Legislatura se niega a tratar un proyecto para que se declare la casa Sucar de utilidad pública y se expropie”, reza la nota enviada por la Comisión de Patrimonio y la Facultad de Arquitectura de la UNT a Pablo Yedlin (secretario general de la Gobernación), a Héctor Viñuales (presidente de la FET) y a Sebastián Giobellina (titular del Ente de Turismo). 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud