clima

-

lunes, 13 de noviembre de 2017

El sorprendente supe humano Guinness capaz de correr 50 Ironmans en 50 días

James Lawrence, apodado "Iron Cowboy", es un atleta de 41 años que lleva una vida al límite. Incursionó en las pruebas de fondo en 2005 y hoy se somete a extenuantes retos. Los ejercicios, la dieta y la planificación que mantiene para lograr sus metas

Hace doce años, James Lawrence apenas podía correr unos kilómetros sin terminar exhausto. Habiendo incursionado solamente en la lucha libre durante la preparatoria, no tenía experiencia en pruebas de resistencia. De hecho, su primera participación en una carrera afín fue junto a su esposa en un encuentro festivo por el Día de Acción de Gracias.

Fue aquel evento, promediando el 2005, el que le despertó una sensación única. A los 28 años había hallado su mayor pasión, la actividad que marcó significativamente su porvenir. Hoy, este hombre casado, padre de cinco hijos y oriundo de Calgary Alberta (Canadá), es reconocido como uno de los más destacados atletas del planeta, como uno de los más -sino el más- resistentes del mundo capaz de superar desafíos supremos.

Tras aquella carrera de esparcimiento emprendió una vida dedicada a la actividad física. Y en particular por las pruebas de triatlón. "Me gusta el desafío que imponen. El reto y la lucha", confesó a Triathlon Inspires. Así, comenzó una transición con pruebas de corta distancia. Entrenaba de lunes a viernes y corría casi cada fin de semana.

Empezó a competir oficialmente en el verano de 2007. Su primera carrera fue una distancia de 70.3 millas en la prueba de Steelhead, en Benton Harbor (Michigan, EEUU). A partir de allí no paró. Se perfeccionó y puso objetivos de suma exigencia como meta a largo plazo.
Ya más avezado a la actividad física, se animó a medir sus condiciones en las pruebas de Ironman. Nacida a fines de la década de los '70, esta disciplina se convirtió con los años en la modalidad más exigente, antigua y prestigiosa de triatlón. Se trata de una competencia deportiva que incluye tres variantes: natación, ciclismo y running. Es considerado uno de los deportes más duros que existen en el panorama competitivo internacional actual. Una contienda a la altura de sus aspiraciones.


Se puso en marcha la cosecha de marcas batidas. En 2011 rompió su primer récord mundial: concluyó 22 triatlones Ironman 70.3 (1,9 km de natación, 90 km de ciclismo, y 21,1 km de atletismo). En total fueron 22 carreras en un período de siete meses y medio a través de los Estados Unidos y Canadá. "Fue un viaje relámpago y mucha diversión", dijo. Aunque más allá del esparcimiento hubo otro motivo solidario que lo impulsaba: el proyecto "Tri and Give a Dam", destinado a recaudar dinero para construir presas en África, específicamente, sistemas de retención de agua en Kenia para ayudar a aliviar la sequía y mejorar las condiciones de vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud