clima

-

lunes, 4 de junio de 2018

Un éxodo histórico está dejando a Venezuela sin maestros, médicos y electricistas


Un indisciplinado alumno de 9 años sale corriendo de su aula, obligando a un maestro voluntario a perseguirlo por el pasillo. Normalmente sería conducido frente a la oficina de Romina Sciaca. Pero la consejera académica se fue —parte de una ola de empleados que dejaron la escuela primaria Aquiles Nazoa.

Este estado socialista a punto de derrumbarse está sufriendo una de las más dramáticas pérdidas de talento humano de la historia moderna, y la escuela Aquiles Nazoa ofrece una muestra de lo qué pasa cuando un país comienza a vaciarse. Los enormes desajustes en el mercado laboral de Venezuela están causando un colapso en la vida cotidiana y privando a este país de su futuro. El éxodo es grande y profundo: una salida de médicos, ingenieros, trabajadores del sector petrolero, conductores de autobuses y electricistas.
Y docentes.

En lo que va del año, 48 mil docentes —el 12 por ciento de todo el personal de las escuelas primarias y secundarias del país— renunciaron, según Se Educa, una grupo educativo sin fines de lucro. La gran mayoría, según la ONG, se unieron a la estampida de venezolanos que abandonan el país para escapar de las estanterías vacías de los supermercados.

En Aquiles Nazoa —un escuela que lleva el nombre de un poeta con un triste destino— Sciaca fue la primera en partir, rumbo Chile hace un año. Reinaldo Cordero renunció unos meses más tarde, dejándose atrás su clase de segundo grado y un salario que la hiperinflación redujo hasta un valor en el mercado negro de alrededor 29 dólares por mes.

Esperanza Longhi —quien también enseñaba en segundo grado— renunció en febrero. Está en su casa, preparando la mudanza a Perú. Para llegar allí, pasará por Ecuador —el mismo país donde Maryoli Rueda, quien enseñaba en tercer grado, se mudó recientemente.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud