clima

-

lunes, 18 de junio de 2018

Una maestra sobrevivió al tiroteo masivo de Las Vegas y luego a otro en su escuela


Durante ocho meses, Shelly Alexander ha estado a punto de hacerse pedazos cada vez que ha oído ruidos fuertes. Y todo eso ha sido por una buena razón.

La asistente de educación especial de Noblesville (Indiana) estaba en un taxi cerca del festival de música Route 91 Harvest en Las Vegas Strip cuando el pasado 1 de octubre, Stephen Paddok abrió fuego desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay matando a 58 personas y dejando a 851 heridos.
Paddock usó un sistema que hacía que su rifle disparara casi tan rápido como un arma automática: nueve disparos por segundo. Al final, según las autoridades, había disparado casi 1.100 balas. El taxi de Alexander quedó atrapado bajo la lluvia de balas.

Ninguna de ellas la golpéo, pero no salió intacta de Las Vegas.

Ella suele ir a tratamiento para lidiar con el trauma que experimentó allí. Y constantemente está teniendo un diálogo mental consigo misma cada vez que escucha los fuegos artificiales, los golpes de las puertas que se cierran o los ruidos de un auto.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud