clima

-

miércoles, 4 de julio de 2018

“El 90% del personal de salud no va a hacer abortos”


“Estamos colapsados y nos piden hacer algo anti-ético”; “no les interesa la mujer pobre”; “habrá desobediencia civil”; “queremos que nos reciban nuestros senadores, que para pedir el voto iban casa por casa y ahora están inhallables”

Estas y otras frases durísimas fueron pronunciadas en una protesta de médicos, enfermeros y otros 
profesionales del emblemático Hospital Julio C. Perrando, de Resistencia, Chaco.
Frente al establecimiento, también un grupo de vecinas de barrios humildes acompañaba la protesta: 

"La mujer humilde no aborta -dijo una de ellas-, la mujer humilde tiene cinco o seis hijos, lucha por ellos, no aborta; la mujer de clase media para arriba es la que está queriendo la ley de aborto, porque es fácil sacarse un hijo, pero que no usen a la mujer pobre, que vayan a los barrios y les pregunten".

La voz cantante de la protesta la llevaba la doctora Silvana Fernández Lugo, médica infectóloga. Entrevistada por José Viñuela para CiberPeriodismo (ver video) reclamó que se escuche a los que deberán ejecutar la ley -"a los verdugos", ironizó-, propuso que en lugar de una lista de objetores se haga una de los profesionales "que van a violar su juramento hipocrático y su formación científica".
Y, parafraseando el eslogan de la campaña pro aborto, dijo: "La adopción sí es segura, legal y gratuita"

También cuestionó que en el debate en Diputados, hayan tenido "más espacio periodistas, actrices, famosos". "Se ha ninguneado explícitamente la postura de quienes hacemos ciencia, porque detrás de esto no hay una verdad, sino claramente una ideología, han negado el origen de la vida", sostuvo.
Negó que exista un problema de salud pública que justifique esta ley, recordando que en una provincia pobre como el Chaco, entre 2009 y 2016 hubo sólo 8 muertes por aborto.

"Sabemos perfectamente que hubo muchísimas más muertes por otras causas -afirmó-; la verdadera deuda de salud pública es con las embarazadas: la mayor mortalidad es por embarazos que no pasan por el sistema de salud, las mujeres mueren dando a luz a sus hijos por no haber pasado por un control".

"Queremos decir que esta ley no tiene ningún fundamento científico, ni bioético, ni sanitario, desde el punto de vista de la salud ningún fundamento desde el punto de vista de la salud pública", agregó.
Rechazó que la ley apunte a la equidad porque las mujeres pobres seguirán yendo al hospital público, con sus déficits de recursos e infraestructuras,mientras que "la rica va a ir con su prepaga y su obra social a la clínica privada o a las clínicas abortistas que se van a abrir".

"En el fondo -reflexionó la doctora Fernandez Lugo- uno se pregunta qué hay detrás de esto: quieren el aborto por el aborto en sí porque ni siquiera están teniendo iniciativas legislativas para ayudar de verdad a esa mujer vulnerable con un embarazo inesperado que está en la disyuntiva de seguir adelante o no".

Araceli Obregón, médica del Centro de Salud de Villa Elba, en la capital chaqueña, recordó por su parte que está vigente una ley de educación sexual que hasta ahora no se aplica y que debería ponerse en marcha.

"Quiero avisar -dijo Fernández Lugo- que el 90 por ciento del personal de salud no va a participar. En definitiva es una lista negra porque quienes vamos a hacer objeción de conciencia tenemos que informar a las autoridades por escrito y eso va a ser usado para no acceder a cargos, jefaturas o ministerios. Lo que queremos proponer es que sea al revés, que quede claro quienes van a practicar abortos, quienes van a ir en contra de su juramento hipocrático y de su formación científica".
"Y si hay un 90 por ciento de objeción de conciencia eso se llama desobediencia civil", advirtió.

La doctora también apunta a los organismos internacionales que buscan controlar a los pobres a través de la limitación de la natalidad: "Sabemos que Planned Parenthood ha financiado a Casa FUSA, ha financiado a la Fundación Huésped, a las Católicas por el Derecho a Decidir, a todas las del pañuelo verde, a las que en el fondo no les interesa la mujer pobre, no les interesa la mujer que está pasando por un embarazo, lo único que les interesa es el aborto".

Al respecto, apuntó al hecho de que la ley prohiba al médico aconsejar a la mujer dar el niño en adopción. "No puede aconsejar otras alternativas, porque esto está claramente dirigido a sólo decirle que aborte. ¿Eso es libertad de elección?"

Nosotras somos humildes, pobres son las que no tienen corazón -dijo una de las mujeres presentes en la protesta-, las que están por abortar, o que llegan a esa decisión por estar abandonadas. Nosotros somos humildes pero defendemos la vida ¿Por qué mejor no ofrecen contención a la mujer que está precarizada? ¿O quieren matar a nuestros hijos porque no quieren darles de comer, no quieren darles educación? ¿Esa es una manera de ahorrar: matar gente?"

Y otra dijo: "Yo vivo en un barrio humilde, vengo de hacerme una ecografía, tengo dos meses de embarazo y me dice el médico que el bebé está entero, está completo, el corazón late que es impresionante, así que que no vengan con la estupidez de que es sólo un feto".

Al reclamar la federalización del debate, Fernández Lugo aseguró: "La inmensa mayoría del país profundo no es abortista y el país no es sólo Buenos Aires y Rosario".

Coincide con que es un reclamo de clase media: "Son las que se ven en las manifestaciones, usan a las pobres; si les interesaran de verdad estarían haciendo otra cosa para ayudarlas y no esta ley perversa y nefasta".

También dejó un mensaje para los senadores chaqueños Eduardo Aguilar, Angel Rozas yMaría Inés Pilatti Vergara, pidiéndoles que respondan al pedido de entrevista personal del presidente del Colegio de Enfermería, de la Presidenta de la Sociedad de Ginecología, de la Presidenta de la Sociedad de Obstetricia, de la Sociedad de Anestesistas y del Colectivo de Médicos que defienden los Derechos Humanos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud