clima

-

martes, 3 de julio de 2018

Revelaron detalles de la operación "Jaque" que liberó a Ingrid Betancourt


El engaño electrónico fue la clave del éxito de la operación "Jaque", el rescate en el que el Ejército de Colombia devolvió a la libertad a 15 ciudadanos en poder de las FARC, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt. Así lo recordó al diario El Tiempo un militar que hizo parte de los 13 agentes que se hicieron pasar por una Misión Internacional Humanitaria.

El operativo, en dos helicópteros, duró 22 minutos. Después de meses de planeación, el Ejército les hizo creer al grupo guerrillero que mantenía a los secuestrados en cautiverio en las selvas de Guaviare, que eran una ONG que trasladaría a estas personas al campamento de alias Alfonso Cano, recién nombrado comandante de las FARC en 2008.

Según el militar anónimo consultado por El Tiempo, el éxito estuvo en el engaño electrónico, pues interrumpieron las comunicaciones entre el frente oriental, que daba las instrucciones de Cano, y el que tenía a los secuestrados, de modo que no pudieron confirmar la veracidad de la operación humanitaria.

En cambio, recibieron una información falsa del bloque oriental creada por el Ejército, y estos a su vez también fueron suplantados para que el frente de Cano no sospechara. "Buscamos radioperadoras con voces similares a las de las FARC. Como no había suficientes en el Ejército, participaron incluso esposas de miembros de inteligencia", explicó la fuente al periódico.

El engaño estuvo en todos los frentes. Ningún soldado conocía sobre la operación. Y hasta el entonces presidente Álvaro Uribe anunció públicamente que aceptaría iniciar unas conversaciones de paz con el grupo insurgente para liberar a los secuestrados. Todo estaba organizado para que las informaciones públicas y las falsas estuvieran relacionadas.

"Al momento de reclutarnos, nos dijeron que volviéramos a Bogotá porque se había caído el avión de 'Iván Márquez'. Cuando llegamos, uno de los oficiales, que también fue a la operación, explicó todo y cerró con una frase que me dejó frío: 'Las Farc están obedeciendo nuestras órdenes'", contó el militar.

Uno de los militares seleccionados para la operación fue quien dio la idea de fingir el traslado. Y así se hizo, con el riesgo que implicaba que los implicados fueran al cargamento de las FARC sin ningún tipo de armas para no levantar sospechas. "Al final, el que lo propuso no fue, sintió miedo. Su hija había nacido hacía poco. Yo en cambio estaba soltero en esa época, y les cogí una bronca porque mataron a mi tío porque se cansó de pagarles extorsión", contó.

Los militares hasta tomaron clases de teatro en una escuela de Bogotá para adquirir confianza antes del día final, y recrearon la escena que harían frente a la guerrilla con los personajes ficticios. Algunos de ellos se hicieron pasar por norteamericanos, aunque eran colombianos hablaban muy bien inglés y tenían aspecto de 'gringos'.

El 2 de julio de 2008, no hubo señales de humo, ni respuesta a mensajes, ni secuestrados con camisetas blancas como había solicitado la ONG ficticia; no obstante, los militares mantuvieron en pie el plan. Y la guerrilla se había 'tragado el cuento', hasta los invitaron a tomarse un sancocho, pero apelaron a la falta de combustible para no quedarse.
Alias César, el carcelero, subió al helicóptero con otro guerrillero, y fue en el aire que los arrestaron. 

Así se liberaron a tres contratistas estadounidenses de Northrop Grumman secuestrados en 2003, a Ingrid Betancourt cautiva desde 2002, y a 11 militares entre cabos, subtenientes, tenientes, sargentos y capitanes.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud