clima

-

jueves, 6 de septiembre de 2018

Cómo fue el operativo del Mossad


Decenas de agentes de inteligencia allanaron un depósito clandestino del régimen persa en enero de este año. Como resultado del operativo, se llevaron miles de archivos con información de las armas nucleares que desarrolló la República Islámica durante años. Los detalles de la compleja y arriesgada misión en Teherán

Después de dos años de espionaje y planificación, la noche del 31 de enero pasado el Mossad estaba listo para llevar a cabo una de las misiones más importantes de los últimos tiempos.

Seis horas y media. Ese era el tiempo que tenían las casi dos docenas de agentes israelíes para irrumpir en un almacén nuclear iraní secreto, ubicado en un barrio de Teherán. El procedimiento fue cinematográfico. Los miembros de la agencia de inteligencia de Israel tenía como objetivo apoderarse de los archivos que el régimen persa había documentado durante años sobre su programa de armas nucleares clandestino.

En ese tiempo los agentes debían desactivar alarmas, forzar dos puertas y abrir decenas de gigantescas cajas fuertes. Luego, lograr escapar de la capital iraní con lo conseguido. Para el traslado se utilizaron camiones. Para abrir las 32 cajas fuertes, tal vez una de las tareas más complejas, se emplearon sopletes que alcanzaban los 3.600 grados.

Nada fue improvisado aquella noche. Todos esos detalles las autoridades israelíes ya los conocían a raíz de la inteligencia recolectada durante el proceso de planificación. Sin embargo, había un dato con el que el Mossad no contaba.

Ronen Bergman, periodista de Yediot Aharonot e investigador especializado en inteligencia, reveló que los agentes no se dieron cuenta de que habría una gran cantidad de discos con información valiosa, consigna Israel Noticias. Aunque sí esperaban un gran volumen de carpetas.

Ante esa situación, decidieron consultar los pasos a seguir con el jefe del Mossad, Yossi Cohen, quien seguía la operación minuto a minuto desde Israel. Casi sin dudarlo, ordenó que tomaran la mayor cantidad de discos, pese a que la indicación desde el comienzo de la misión era devolver la mayoría de la evidencia original para que las autoridades iraníes contaran con menos pruebas en caso de realizar algún reclamo cuando advirtieran que los archivos habían sido sustraídos.

Los informes de la inteligencia israelí indican que durante la planificación de la operación se debatió si se debía fotografiar los archivos o llevarlos a Israel físicamente, lo cual representaba una tarea mucho más compleja.

Altos funcionarios detallaron a The New York Times que muchos quedaron sin tocar, mientras que la prioridad la tenían las "carpetas negras", ya que contenían "los diseños más cruciales".


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud