clima

-

miércoles, 10 de octubre de 2018

Brasil: los candidatos perdedores, entre la libertad a sus votantes y apoyos críticos


El Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB), el perdedor en las elecciones de 2018, decidió “liberar” a sus afiliados para que expresen su preferencia entre Jair Bolsonaro y Fernando Haddad.

Como tales, los “tucanos” optaron por no definirse en esta segunda vuelta. Geraldo Alckmin, que tan sólo consiguió 4,86% de los votantes del domingo, dijo que “el PSDB decidió dejar en manos de sus militantes y sus líderes un apoyo a uno y otro de los candidatos. Nosotros no respaldaremos ni al PT ni a Bolsonaro. Los afiliados deberán actuar según sus conciencia y las necesidades de sus estados”.

Así lo decidió el directorio de la organización que estuvo reunido esta tarde en Brasilia. En esa cita, Alckmin y el actual candidato a gobernador de San Pablo, Joao Doria, protagonizaron una discusión en público que trascendió a la prensa.

El candidato perdidoso acusó a Doria de “traidor” por haber sugerido que su voto era a favor de Bolsonaro, aun antes de que se dirimiera la primera vuelta. Esto sin duda no hace más que confirmar la división profunda que puede terminar en la extinción del partido que fundó Fernando Henrique Cardoso a fines de los años ‘80.

Fernando Haddad, a pesar de las dificultades que median para que este postulante consiga dar un salto olímpico y llegar a la presidencia, ya obtuvo el apoyo clave de un partido: el Socialista de Brasil (PSB) con mucha fuerza en el Nordeste.

La dirección ejecutiva de la organización indicó: “Acabamos de aprobar una resolución que define su apoyo en la segunda vuelta de la elección presidencial al candidato Fernando Haddad, proponiendo que se forme un frente democrático contra la candidatura que representa el extremo opuesto a las fuerzas democráticas”, declaró el presidente del PSB, Carlos Siqueira.

No obstante, dejó liberado a los directorios de San Pablo y de Brasilia, que deben disputar un segundo turno en ambos casos, para que se mantengan “neutrales”.

Otras agrupaciones de menor envergadura definieron sus opciones. Es el caso del Partido Socialismo y Libertad (de izquierda y con varios diputados electos) que manifestó su apoyo integral al candidato del Partido de los Trabajadores.

Su presidenciable Guilherme Boulos sostuvo: “Brasil está en una encrucijada del destino, entre la democracia y el autoritarismo, la civilización y la barbarie, la defensa y la destrucción de los derechos sociales”. Boulos afirmó que el PSOL se integrará a la coordinación de la campaña de Haddad y contribuirá yendo a las calles.

Un partido central en este proceso, el Democrático Laborista de Ciro Gomes, anunció que irá a realizar “un apoyo crítico” al petista Fernando Haddad. El presidente de esa organización, Carlos Lupi, indicó que el partido debe anunciar esa decisión este miércoles, en una reunión del comité ejecutivo nacional.

Dijo también que la sigla “no pretende cargos en un próximo gobierno de Haddad. Nuestro objetivo es colocarnos contra Bolsonaro en esta batalla. Y vamos a castigar aquellos afiliados o candidatos que se manifiesten a favor del presidenciable de la derecha”.

En el terreno de la neutralidad, también se manifestaron a favor de esa abstención los dirigentes del Partido Progresista, que tiene una de los grandes bloques parlamentario pero que no llevaba presidenciable propio. Este agrupamiento apoyó, en una primera instancia, al candidato socialdemócrata Geraldo Alckmin, al integrar parte de su coalición.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud