clima

-

lunes, 8 de octubre de 2018

Con esta manga de traidores yo no vuelvo a la Selección"


Diego habló del presente que atraviesa la Selección, sobre la AFA, Jorge Sampaoli, Lionel Scaloni y Messi. Además también se mostró preocupado por Boca y expresó: "Tevez no es más el jugador del pueblo porque está al lado de Macri y el que está con él no puede estar con el pueblo"

No hay dudas que Diego Armando Maradona es más que palabra autorizada para hablar de fútbol, sus años de trayectoria, los títulos conseguidos. Máxime si los dos temas son Boca, club del cual es un símbolo, y la Selección a la que llevó de la mano a la gloria. Su talento irrepetible dentro del campo de juego lo avalan.

A pesar de la distancia y hoy encontrarse en la ciudad de Culiacán, al norte de México, el Diez admite que no se pierde un partido de su Boca Juniors querido. Tras la derrota en el último Superclásico y la temprana eliminación de la Copa Argentina, agradece que Rocío Oliva no estuvo presente para gritarle los goles.

El técnico de 57 años se pone del lado de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto para opinar sobre este presente incierto que atraviesa el club de la Ribera.

– Pudiste ver el Superclásico, la derrota de Boca, y se sabe que no querés opinar mucho al respecto porque están al frente del equipo tus amigos, los Barros Schelotto. ¿Qué consejo le darías a Guillermo? 

– Estoy tan desconcertado como ellos. Pide a Van Basten y se lo traen, pide a Gullit, a Maradona, a Cardona, a Zárate y se los trae a todos. Sé que es muy difícil comandar un grupo, pero con los jugadores que tiene Boca en algo le están errando. Yo creo mucho en Gustavo y Guillermo, no creo en los que están alrededor de ellos que no saben de fútbol, pero hacen que saben, llamensé los profesores, las amistades. Eso a mí me da asco de verdad.

– ¿Para vos el problema de Boca hoy son los que están alrededor de los Mellizos?

– Si, yo creo que si. Porque Angelici estuvo dos veces en casa y hablamos mucho de fútbol. Me parece que esto es lo que le pasa a los Mellizos. Por ahí no toman las mejores decisiones cuando ellos son los directores técnicos, no son dos paracaidistas para hacerle caso a alguien que en su puta vida jugó al fútbol. Ese es el tema.

– Recién hablabas de que Boca se reforzó de la manera que quiso. ¿Cómo se hace para manejar un vestuario lleno de caciques, de grandes egos?

– El otro día me alerté mucho porque Maurito Zárate lo mando a la concha de su madre a Cardona. Y dije 'estará mal el vestuario'. Es simple el vestuario, hay una llavecita y si quieren sacarse la bronca les cerrás la puerta desde afuera y que se caguen a trompadas. El que sale, juega. Nada de 'la concha de tu madre, por qué no me la diste'. Ese es el puterío y lo resuelvo en una habitación cerrada con llave y yo en la puerta como comisario. Así se resuelven los problemas, sino uno lo pudre al otro. Cuando se cagan a trompadas vas a ver que no pasa más nada.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud