clima

-

martes, 6 de noviembre de 2018

Donald Trump pone a prueba su hegemonía local


Estados Unidos será escenario hoy de una batalla electoral que tendrá repercusiones políticas en Washington y a escala mundial: si Donald Trump mantiene la mayoría republicana en la Cámara de Representantes y el Senado, su proyecto político habrá recibido un respaldo inapelable pese a la agenda disruptiva y bélica que ejecutó el presidente de los Estados Unidos desde su llegada a la Casa Blanca. 

En cambio, si Trump pierde la mayoría entre los Representantes como anticipan los últimos sondeos de opinión, su proyecto de poder habrá sufrido una derrota que condicionará su eventual reelección presidencial y su pretensión de imponer un nuevo orden global.

La Cámara de Representantes (diputados en nuestra nomenclatura institucional), puede transformarse en el primer escollo político para detener la blitzkrieg de Trump. Cada dos años, se renueva la totalidad de los representantes (435 bancas), que actualmente se distribuyen en 241 escaños para los republicanos y 194 para los demócratas. Las encuestas sostienen que es posible que la mayoría de los representantes quede en manos de los demócratas, una circunstancia política que trabaría la ofensiva permanente de Trump destinada a demoler el estado de bienestar y beneficiar a la elite americana.

El Senado tiene 100 bancas y renueva 35 en total. Y de esas 35, a los demócratas le pertenecen 26, un número que es complejo para mantener y encima sumar dos bancas más para obtener la mayoría en la Cámara Alta. Los sondeos opinión aseguran que será una sorpresa si los republicanos pierden la mayoría en el Senado.

Las elecciones en Estados Unidos no son obligatorias y hoy es un día laborable. La tendencia histórica asegura que la administración en funciones –no importa si es demócrata o republicana-, siempre pierde una cámara en las elecciones de medio término. Sucedió con George Bush y también con Barack Obama.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud