clima

-

jueves, 22 de noviembre de 2018

Llamo a la construcción de un frente social, cívico y patriótico


La ex presidenta disertó en el Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico que se realizó en el club Ferro Carril Oeste. Advirtió que las categorías de la izquierda y la derecha están “perimidas” y propuso ir hacia un nuevo paradigma de pensamiento más amplio e inclusivo.

En el Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico organizado por CLACSO, la senadora Cristina Fernández de Kirchner eligió hacer un discurso que puso el acento en las condiciones de apertura, diversidad y heterogeneidad que debe reunir la coalición opositora si quiere ganar el año próximo. 

“Un frente social, cívico y patriótico”, fueron las categorías que -no casualmente- utilizó la ex mandataria. Su discurso incluyó definiciones incómodas para buena parte del auditorio pero esa incomodidad (“ustedes saben que yo digo lo que pienso, no sé mentir”) explica que todo estuvo pensado para subordinarse a un objetivo mayor: la construcción de mayorías electorales.

La presentación de CFK estaba programada como la cuarta ponencia del foro. Los nervios, los movimientos en las primeras filas -dirigentes que llegaban a último momento pero con asientos reservados- y el in crescendo de cantitos que se hacían sentir desde el fondo, reflejaban la centralidad de lo que venía. Así llegó el momento de la presentación, que estuvo a cargo del saliente director ejecutivo de CLACSO, Pablo Gentili. “Nuestra presidenta”, la definió Gentili, argentino residente en Brasil, especialista en educación.

Cuando la expresidenta apareció sobre el escenario, desde la primera fila la observaban políticos argentinos, entre ellos Verónica Magario, Fernando Espinoza, Jorge Taiana y Leopoldo Moreau. Los locales se codeaban con invitados extranjeros que harán sus propias disertaciones a lo largo de estas jornadas de CLACSO: eran el español Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores de Podemos; el vicealcalde de Barcelona Gerardo Pisarello, nacido en Tucumán pero establecido desde hace años en Cataluña; o el colombiano Ernesto Samper, ex titular de UNASUR.

Cristina arrancó su discurso con una corrección preventiva. Exhortó a los participantes a no definir al 

Foro del Pensamiento Crítico con el latiguillo de “la contracumbre del G-20”. “Esto no es ninguna contracumbre. Nosotros, como espacio progresista, debemos acostumbrarnos a no presentarnos como ‘la contra’, sino como el espacio político de ideas que excede las categorías de izquierdas y de derechas para ingresar en una nueva categoría de pensamiento, que es la de pueblo”, subrayó CFK.

Esa frase apuntaba a la necesidad de basar la estrategia política en una frente policlasista que represente a todos los sectores agredidos por el neoliberalismo: la construcción ‘populista’ que vincula demandas insatisfechas, una articulación política que desde la teoría fue desarrollada por el fallecido Ernesto Laclau y su esposa, la intelectual belga Chantal Mouffe, otra de las expositoras anunciadas en el foro.

“Las consecuencias del neoliberalismo nos obligan a repensarnos como espacio político de propuestas. Por eso creo que tenemos que incluir nuevas categorías de pensamiento”, remarcó CFK. 

Sin embargo, a pesar del enunciado, Cristina no profundizó sobre su visión particular de la categoría ‘pueblo’. En todo caso la dejó implícita. Justo en ese momento se produjo un ida y vuelta con el público: una voz masculina gritó “¡pueblo peronista!” y Cristina, que escuchó perfectamente, acotó: “no sólo”.  “La categoría de derechas e izquierdas está absolutamente perimida. Sirve para dividir. 

Debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico y patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda”, insistió luego.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud