clima

-

viernes, 4 de octubre de 2019

Alberto Fernández recibió un fuerte apoyo del sindicalismo


Alberto Fernández esbozó una sonrisa amplia, debajo de sus característicos bigotes, cuando puso un pie en el escenario del micro estadio de Lanús y las voces de los militantes sindicales se unieron en una solo canto: “Unidad de los trabajadores. Y al que no le gusta, se jode, se jode”. Estrofas históricas del cancionero sindical, espacio que dio un paso hacia la unidad con la decisión de la CTA de los Trabajadores de comenzar a transitar la camino que desemboca en la convergencia con la CGT.

Una sola frase del candidato a presidente del Frente de Todos sirvió para graficar la dimensión de la decisión que tomó la central obrera que conduce Hugo Yasky. “El gesto de la CTA de unirse con la CGT es estratégicamente y moralmente tan grande como el de Cristina”, sostuvo. Esa idea se la había transmitido minutos antes de arrancar el acto el ex ministro de Trabajo Carlos Tomada. Uno de los dirigentes de mayoría diálogo con el sindicalismo en tiempos del kirchnerismo en la Casa Rosada. Fernández comparó el gesto de la CTA con la decisión de su compañera de fórmula de dar un paso al costado y privilegiar la unidad de la oposición.

“La culpa la tenemos siempre nosotros pero después somos nosotros los que tenemos que poner de pie a la Argentina cada vez que ellos la tiran abajo”, reflexionó Fernández. Gran parte de su discurso estuvo destinado a cuestionar a Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y el gobierno de Cambiemos. Cada golpe verbal fue seguido de un festejo materializado en el sonido de los bombos y las trompetas que bajaba desde las tribunas del micro estadio. Era el respaldo de los militantes sindicales que llevan largas horas presenciando el congreso de la CTA.

Arriba del escenario principal estuvieron Hugo y Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (La Bancaria), Roberto Baradel (Suteba), Víctor Santa María (Suterh) y Omar Plaini (Canillitas). En la primera fila de la platea se alinearon un grupo de intendentes del conurbano, legisladores bonaerenses y dirigentes sindicales. En esa hilera estaba sentado el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, quien pretende ser parte de la discusión de unidad pero no está dispuesto a quedar bajo el mando de los gremios que actualmente pisan fuerte en la CGT.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud