clima

-

jueves, 3 de octubre de 2019

La confesión de Luis Scola en su llegada a Milano


Que Luis Scola siga jugando es una gran noticia para el básquet argentino. Para también lo es para el baloncesto internacional. Después de jugar a un altísimo nivel con Argentina en el Mundial de China, que terminó con el equipo de Sergio Hernández en el segundo puesto, la espera sobre cuál sería su destino y si seguiría jugando se hizo eterna.

Con la plaza asegurada para participar de Tokio 2020 junto a la selección argentina, Scola sintió que esa era su chance para continuar con su carrera. Y así lo confirmó en la conferencia de prensa de presentación en el Olimpia Milano.
"Sí, los Juegos Olímpicos me permiten estar aquí. Antes de jugar el Mundial tomé la decisión que si no clasificábamos para los Juegos Olímpicos mi carrera iba a terminar. 

Cuando clasificamos, se abrieron oportunidades para ver donde podía seguir jugando”, dijo el número 40 del equipo que buscará quedarse con el título de la liga italiana y clasificar a los playoffs en la Euroliga, la gran competencia del básquet.

Para Scola, los Juegos Olímpicos significan el punto más alto al que puede apostar un deportista en su carrera. Su experiencia como abanderado de la delegación argentina en la última edición de Río 2016 lo marcó, por eso fue clave para su futuro que el equipo argentino haya logrado asegurarse un lugar para estar en Japón el año próximo.

“Me sentí bien jugando el torneo, por eso hablé con mi familia y fueron los primeros en animarme a seguir. Se me acercó mi mujer, algo que me sorprendió, y me dijo ‘Tenés que seguir jugando un año más, tenés que estar en los Juegos Olímpicos’. 

Luego de eso, hablamos sobre las opciones que teníamos y Milano nos pareció la mejor", relató Luis sobre la charla que tuvo con su familia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud