clima

-

jueves, 3 de septiembre de 2020

Las ocho reglas estrictas


La vida de la primera dama norcoreana, Ri Sol–ju, se mantiene en absoluta reserva. Poco se sabe de esta misteriosa mujer de unos 30 a 35 años cuyo nombre sería un seudónimo, por no poder usar el verdadero.

Los medios de todo el mundo volvieron a fijarse en ella solo recientemente, después de que fuera representada con imágenes provocativas en una campaña de panfletos contra el régimen de Corea del Norte iniciada por desertores en Corea del Sur. Según se reportó entonces, la campaña enfureció a su marido y líder supremo de la dictadura, Kim Jong-un, quien como represalia hizo estallar la oficina de enlace con Seúl y amenazó con emprender una acción militar.

Se cree que la familia de Ri Sol–ju pertenece a la élite política del hermético país. Según el blog especializado North Korea Leadership Watch, su padre se desempeña como comandante de las Fuerzas Aéreas y Antiaéreas del Ejército Popular de Corea.

Entre los pocos datos conocidos, se sabe que Ri se crió en Pyongyang antes de estudiar música vocal en China. Como cantante, supuestamente actuó con la Orquesta U’nhasu, un grupo musical (probablemente ya disuelto) que toca principalmente con instrumentos occidentales. También fue una animadora que visitó Corea del Sur en 2005 para el Campeonato Asiático de Atletismo, según dijo un legislador de Seúl.
Pese a desempeñar un papel público en la vida pública, Ri Sol–ju no tiene completa libertad. Todo lo contrario: el costo para seguir siendo la primera dama es alto. Las estrictas reglas de comportamiento que debe seguir son al menos 8:

1) Cumplir estrictamente con el matrimonio: Ri Sol-ju se vio obligada a casarse con el líder supremo de Corea del Norte en 2008, después de Kim Jong-il, padre de su actual esposo, sufriera un infarto.

2) Adoptar un nuevo nombre después del matrimonio: Ri Sol-ju es su nueva identidad. Según varios informes, su nombre original, fecha de nacimiento y otros documentos, se han ocultado después de que se casó con el líder norcoreano.
3) Cortar vínculos con su propia familia: Ri Sol-ju no puede visitarla y no la frecuenta desde que se casó.

4) Código de vestimenta: en sus primeros años de matrimonio, se vio a Ri Sol-ju luciendo un estilo occidental, broches personalizados y muchos más. Sin embargo, todo esto ha cambiado con los años y ahora su vestimenta es más tradicional. Los informes dicen que la primera dama de Corea del Norte tiene pocas opciones de expresarse a través de su ropa y peinados.
5) Movimientos estrictamente controlados: sus apariciones públicas siempre están bajo control. Excepto en funciones o festivales nacionales, la mujer no puede acompañar a su esposo durante los horarios de cualquier dirección o evento nacional.

6) No hay fotos sin autorización: nadie puede tomar fotos de Ri Sol-ju sin el permiso del líder norcoreano.

7) No se le permite salir del país: Ri Sol-ju, que ha estudiado en China y había visitado Corea del Sur como animadora, no puede viajar fuera de Corea del Norte, salvo para viajes oficiales.

8) Embarazos secretos: debido a la mentalidad medieval de la familia suprema, Ri Sol-ju se ha visto obligada a ocultar sus embarazos hasta el parto. Muy pocas fotos de ella en las que se la nota embarazada aparecieron en línea. Se cree que después de dos hijas, finalmente en 2017 habría dado a luz el hijo varón, que podría continuar la dinastía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Salud